¿Por qué le llamamos AFOP y por qué lo calificamos de método analítico-experiencial??

El método Analítico Experiencial (AFOP ®, acrónimo de Activación y Focalización Pulsional), utilizado por el equipo de IPITIA, sintetiza diferentes líneas psicológicas con el objetivo de activar las pulsiones primarias de la persona, focalizando en retos vitales que la persona, a través de su propia voluntad y auténtico deseo, debe tratar de alcanzar como vía óptima y necesaria de superación de miedos e inseguridades.

Este método busca despertar la vida y dirigirla hacia unos elementos concretos que generen la suficiente motivación, pasión y sinergia como para activar los mecanismos biológicos que permiten la realineación del sistema nervioso.

De este modo, el paciente va gradualmente sustituyendo el miedo por el valor, el razonamiento por el instinto, el pensamiento por la acción y, en definitiva, la inhibición por la vida. Cuando esto ocurre, desaparece la ansiedad responsable de obsesiones y compulsiones, que van disminuyendo en número e intensidad, hasta, en muchos casos, llegar a la curación completa.

Porqué Analítico-Experiencial

Los fundamentos teóricos de la metodología de IPITIA se encuentran principalmente en la Etología (el estudio del comportamiento animal), en la teoría bio-psico-social de Millon y en la Psicología Analítica de Carl Gustav Jung.

Los seres humanos compartimos hasta un 98% de nuestro ADN con algunos primates, y cuando nos olvidamos que nuestra naturaleza es principalmente animal empezamos a sufrir. Las personas obsesivas tienen un exceso de dominancia del logos sobre el componente pulsional, es decir, han perdido el instinto. Piensan en lugar de vivir. Devolver el instinto y la pulsión a las personas representa el fundamento etológico de esta metodología.

Sin embargo no nos podemos olvidar que cada caso es diferente, que cada paciente tiene una historia que actúa también a nivel simbólico en su inconsciente. Por esta razón, este método utiliza una terapia personalizada, en la que se utilizan las herramientas de la Psicología Analítica para explorar en profundidad los aspectos de la personalidad que no se han podido desarrollar y que piden espacio en la vida de la persona.

Entender a la persona para saber como ayudarla a perder el miedo y recuperar el instinto, a través de experiencias reales.

La unicidad del método Analítico Experiencial

La Terapia Cognitivo-Conductual se centra en el manejo de pensamiento y conducta, situándose en actitudes del presente. Por su parte, el método Analítico Experiencial se diferencia en una mayor flexibilidad, proveniente de su síntesis de corrientes psicológicas variadas. La terapia flexible y personalizada indaga en los bloqueos que causan el trastorno y evita comportamientos rígidos y patrones de control.

Una persona que padece TOC pasa horas debatiendo en la cárcel de su mente o establece estrictos rituales que supuestamente reducen la ansiedad relacionada con un miedo obsesivo. Prevenir el ritual, más que mejorar el estado de ánimo, es una lucha contra la propia mente. Los  síntomas del TOC son producto de una falta de canalización de energía vital: con esta terapia, al Activar y Focalizar la energía a través de la Pulsión, el cerebro tiene una alternativa al pensamiento reiterado y las obsesiones se reducen. El TOC se manifiesta a nivel cognitivo, pero no es un problema cognitivo. Trabajando solo a ese nivel, la ansiedad cambiará de objeto y aparecerá una nueva obsesión. Así, esta metodología propone, más que una exposición directa a los medios, un entrenamiento para alcanzar objetivos reales, que implícitamente significará vencer los miedos y reducir la ansiedad y, con ella, las obsesiones y compulsiones. Mediante las sesiones individuales, grupales y actividades externas pactadas con un terapeuta, la persona identifica y entrena sus áreas deficitarias para realizar un cambio de estilo de vida que liberará al paciente del miedo y la inhibición.

Como será la terapia

Aunque este método Analítico Experiencial es flexible y se adapta a cada persona, existen objetivos y herramientas que son parte de la terapia y que en la gran mayoría de casos constituyen la envergadura del tratamiento:

  • En las primeras sesiones individuales (presenciales o online) nos dedicamos a identificar el problema con un diagnóstico claro, sus causas, las áreas de inhibición y los aspectos de la personalidad que han quedado reprimidos y causan la ansiedad responsable de obsesiones y compulsiones.
  • El desbloqueo de dicha ansiedad empieza a través de ejercicios de Activación Pulsional que hemos desarrollado en nuestro centro y que tendrán lugar tanto en la consulta como fuera, con el fin de volver a activar la biología del individuo; lo que nosotros llamamos instinto.
  • Terapeuta y paciente pactan actividades externas que resultarán imprescindibles y parte integrante de la terapia.
  • Se trabajan aspectos de uno mismo identificados como bloqueados o deficitarios (firmeza, decisión, sexualidad, sensualidad, creatividad…) a través de una gran variedad de estímulos y ejercicios propuestos por el terapeuta.
  • Se anima a los pacientes a participar en las sesiones de Workout del fin de semana mensual, con la idea de que puedan ir enfrentándose a sus miedos de una forma innovadora, contundente y eficaz.
  • Se aclaran los objetivos vitales de la persona, y, finalmente, se les ayuda a conseguirlos (PPT), de forma que la ansiedad y la energía se canalizan en objetivos apasionantes, evitando así cada vez más la reiteración del pensamiento y del comportamiento.
  • La persona se enfrenta a los miedos obsesivos y los supera a través de un cambio en el estilo de vida que permite activar y focalizar las pulsiones hacia objetivos y experiencias reales.

No obstante, cada caso es único, y requiere una atención individualizada, y es por eso que nuestros terapeutas utilizan las herramientas de la metodología Analítica Experiencial de la forma y en el orden más adecuado a cada persona.

Las terapias son personalizadas y dependen de cada individuo, pero tienen por lo general una duración de entre 6 y 24 meses, dependiendo del caso, de la edad del paciente, de la evolución del trastorno y, sobretodo, de la implicación del paciente en la terapia.

La terapia requiere de la implicación del paciente y psicólogo, más allá de un simple diálogo. Es clave un alto nivel de exigencia:  curar un trastorno obsesivo requiere cambios sustanciales en el estilo de vida de quien lo padece, y por lo tanto voluntad y valentía.

CONTACTA CON NOSOTROS
(+34) 93 528 23 53

o escríbenos con tu número de teléfono y cuándo quieres hablar y te llamamos nosotros, sin coste para ti

IPITIA NEWSLETTER

¿Quieres recibir las noticias más relevantes de nuestro centro?

Te informamos de todas las novedades cada mes: nuevas actividades, talleres, charlas y conferencias, noticias de nuestro centro, artículos de nuestro equipo y mucho más. Suscríbite gratuitamente!