Hay mucho escrito sobre la obsesión por la limpieza, de hecho, es el trastorno obsesivo más conocido. Sin embargo, en la mayoría de los casos, se focaliza mucho en los síntomas del trastorno y no tanto en la causa. En este artículo se explicará cuál es la causa de la obsesión por la limpieza, qué efecto tiene en la vida diaria de la persona que lo sufre y cómo se puede superar este TOC definitivamente.

¿Qué es la obsesión por la limpieza?

¿Cómo afecta la obsesión por la limpieza a la vida diaria de la persona?

¿Qué causa la obsesión por la limpieza?

¿Cómo se puede superar la obsesión por la limpieza?

qué es la obsesión por la limpieza

¿Qué es la obsesión por la limpieza?

La obsesión por la limpieza consiste en un miedo excesivo a la contaminación y al contagio. Las personas que lo sufren perciben un riesgo exagerado de contaminarse o de contaminar a otra persona de su entorno.

Normalmente hay algo que tiene que ser “limpiado” o “purificado”, como los pensamientos obsesivos relacionados con la contaminación, accidentes o emociones no deseadas como rabia, odio o culpa.

Pueden tener pensamientos muy miedosos como, por ejemplo, tocar la barra en el metro y contraer una enfermedad grave o que, por no fregar los platos “bien o suficiente”, uno de sus familiares se contagie y se muera.

Para bajar la ansiedad suelen tener rituales de limpieza que les implican mucho tiempo y generan una frustración excesiva.

La limpieza puede ser muy extendida y abarcar la higiene personal, la limpieza de la casa, del entorno e, incluso, llegar a incluir la limpieza de las personas cercanas.

Para una persona con obsesión por la limpieza nunca es suficiente, incluso si han limpiado algo durante horas y horas. Nunca están satisfechos ni tranquilos con el resultado. Esto les lleva a un círculo vicioso de limpieza constante.

Cómo afecta la obsesión por la limpieza

¿Cómo afecta la obsesión por la limpieza a la vida diaria de la persona?

En la obsesión por la limpieza, la persona tiene una preocupación por la higiene que le puede llegar a ocupar todo el día. Limpian la casa y sus diferentes cuartos durante horas, sobre todo los lugares que perciben que tienen más riesgo de contaminar como, por ejemplo, la cocina o el cuarto de baño. Pueden limpiar el mismo sitio varias veces e, incluso, con productos muy potentes, como la lejía.

Hay personas a quien les cuesta salir de casa porque sienten que aún no han limpiado lo suficientemente bien la casa. Durante el trabajo se distraen frecuentemente pensando si habrán limpiado bien o si se sienten culpables por poder haber contagiado a alguien.

La higiene personal

En la obsesión por la limpieza, la higiene personal se puede convertir en una fuente de mucho estrés. Como el cuerpo se mueve por muchos sitios, puede estar casi siempre “contaminado” en la visión de una persona con TOC. Por lo tanto, se puede duchar durante más de una hora e incluso tener un orden específico para lavar el cuerpo. En caso de distracción, se repite el proceso desde el principio. También hay personas que sienten que tienen que estar constantemente lavándose las manos, llegando incluso hasta 40 veces al día o dejando heridas en las manos. Otros, por otro lado, sienten tanta ansiedad después de haber pasado por lugares “contaminados” que tienen que lavarse la ropa al llegar a casa o, en casos más graves, tirarla.

La evitación en el caso de la obsesión por la limpieza suele tener un impacto importante en la vida de la persona. Pueden evitar lugares “contaminados” como, por ejemplo, hospitales, baños públicos, cementerios, el metro o, incluso, casas de amigos o de familia si consideran que están contaminadas. También hay muchas personas con TOC a quien les cuesta ver o tener contacto con personas o animales que están enfermos, que “no parecen sanos” o que tienen heridas. Esto puede causar problemas si estas personas son cercanas ya que se pueden sentir ofendidos o heridos. Asimismo, pueden evitar tocar ciertos objetos, como baños, grifos, etc. o, incluso, no salir de su casa o de su habitación.

En algunos casos obligan a las personas de su entorno a limpiarse más veces, lavarse la ropa antes de entrar en casa, a no caminar descalzo o a no entrar en ciertas habitaciones del hogar.

Qué causa la obsesión por la limpieza

¿Qué causa la obsesión por la limpieza?

La obsesión por la limpieza normalmente se origina en la infancia o adolescencia por causa de una ansiedad interna elevada.

Carencias afectivas

Es común apreciar que han sufrido carencias afectivas y/o un desinterés por parte de los padres, lo cual les ha generado una gran inseguridad.

Eventos traumáticos

También es frecuente que el niño haya vivido eventos traumáticos o periodos de estrés duraderos como, por ejemplo, una separación de los padres, un fallecimiento repentino, peleas constantes en casa o abusos emocionales, sexuales o físicos.

Ausencia de límites en la infancia

A veces también ha habido falta de límites personales. Por ejemplo; padres que obligaban al niño a tener siempre la puerta de su habitación abierta. Esto le provoca que la identidad del niño se diluya y causa un gran estrés interior.

Sentirse rechazado

Algunos TOC’s de limpieza se originan en una separación física de sus padres (por ejemplo; vivir en un internado o con otros familiares porque los padres no quieren o no se pueden encargar del hijo). El niño suele vivir esto como un rechazo hacia su ser, lo cual le puede causar una baja de autoestima, además de un gran nivel de ansiedad interno.

Padres excesivamente estrictos

En otros casos, tanto o más frecuentes, el niño ha vivido en un ambiente extremadamente rígido, autoritario, moralista, castigador, castrante, altamente religioso o miedoso. Por lo tanto, se genera un colapso en el sistema nervioso, debido al hecho de que el niño no se ha podido desarrollar con la naturalidad y espontaneidad que debería distinguir a un niño de un adulto.

Las emociones

La obsesión por la limpieza también puede tener su base en emociones “prohibidas”. Frecuentemente, las personas que lo sufren, sienten mucha culpa por cosas del pasado que eran realmente inocentes (juegos sexuales con otros niños, no haber estado más tiempo con seres queridos, etc.). En la vida adulta pueden sentirse culpables si no siempre tienen ganas de estar con sus hijos, o si quieren hacer actividades fuera de la familia. Esto puede hacer que cada vez se encierren más en la vida familiar, mientras quizás necesitarían lo contrario.

Otras personas con obsesión por la limpieza pueden sentir emociones como rabia u odio con personas que ellos consideran que deberían querer como, por ejemplo, hermanos, hijos, padres o parejas. Por otra parte, pueden sentir deseos sexuales “no correctos”, por ejemplo, con otra persona que no sea su pareja e interpretarlo como algo relacionado con la infidelidad. Estas emociones les suelen generar un gran sentimiento de culpa, por lo que empiezan a limpiar para, de alguna forma, limpiarse de lo que ellos interpretan como “pecados”.

La satisfacción de tener una vida plena

A veces la limpieza puede ser lo único que sienten que pueden controlar; tiene un efecto positivo instantáneo y es una manera que puede ayudar (al menos temporalmente) a mejorar la autoestima, hasta que las cosas se vuelven a ensuciar. En ocasiones pueden sentirse infravaloradas por los demás, por ejemplo, si son amas de casa. Sin embargo, esto tiene mucho que ver con que ellos/ellas en el fondo no están contentos con su vida actual. La limpieza constante sirve para impedir a la persona irse de casa y luchar por sus deseos. Muchas personas con obsesión por la limpieza no se han podido desarrollar según su naturaleza, debido a las expectativas o la mentalidad de su entorno. Esto puede causar que, al haber sido anulados como persona, no se atrevan a conectar con sus deseos. Esto es un factor importante a trabajar en durante el tratamiento.

¿Cómo se puede superar la obsesión por la limpieza?

Para tratar la obsesión por la limpieza es importante que la persona se pueda reencontrar con su naturaleza y con su centro. Le ayudamos a salir de la rígida construcción de rituales que ha creado para sobrevivir y, en cambio, poder vivir una vida atrevida y apasionada.

Es esencial ayudar a la persona a procesar sus traumas y de liberarle de la culpa que puede sentir frente al pasado o al presente.

Además, también es importante que ayudemos a la persona a conquistar retos personales y a salir del bloqueo. Que sea capaz de admitir sus deseos reprimidos. Le reforzamos hasta que tenga la fuerza para tener una vida más independiente, con aficiones y actividades personales que le motivan y para que recupere la autoestima perdida. De esto modo, la persona puede liberarse a sí mismo y en ocasiones a su entorno.

Trabajamos para que establezca mejores límites para sí mismo/a y para su entorno hasta que pueda recuperar su identidad y fortalecer su psique.

Para que se pueda liberar el sufrimiento, también ayudamos a flexibilizar el pensamiento. Esto ayuda a juzgarse de forma menos severa por el hecho de tener deseos y, a veces, emociones negativas.

Finalmente ayudamos a la persona a aceptarse a sí mismo/a y a conseguir una vida llena y motivadora.

Artículos acerca del trastorno obsesivo

CONTACTA CON NOSOTROS
(+34) 935 282 353
(+34) 637 669 160

o escríbenos con tu número de teléfono y cuándo quieres hablar y te llamamos nosotros, sin coste para ti

IPITIA NEWSLETTER

¿Quieres recibir las noticias más relevantes de nuestro centro?

Te informamos de todas las novedades cada mes: nuevas actividades, talleres, charlas y conferencias, noticias de nuestro centro, artículos de nuestro equipo y mucho más. Suscríbite gratuitamente!

* indicates required



Política de privacidad