Terapia de fobia social con psicólogos de Barcelona presencial u online

Terapia de Fobia Social

La fobia social consiste un fuerte miedo a ser juzgado por otros y a sentir y manifestar vergüenza. En esta terapia de fobia social trabajaremos para superarlo.

¿En qué podemos ayudarte?

Contacto

¿Qué es la Fobia Social?

La Fobia Social se define como el miedo o la ansiedad intensa en una o más situaciones sociales en las que el individuo está expuesto al posible examen por parte de otras personas. Se trata de uno de los trastornos de ansiedad más comunes y suele llevar el individuo a una evitación sistemática de las situaciones temidas y por lo tanto a una reducción significativa de la amplitud del entorno y del apoyo social.

Tratar la fobia social de forma grupal tiene beneficios evidentes, ya que el mero hecho de formar parte de un grupo significa exponerse al miedo principal de forma regular.

Sin embargo, este grupo no se conforma exclusivamente como un lugar de exposición al miedo y de refuerzo/desarrollo de las habilidades sociales a través del grupo, sino como un espacio en el que, bajo la dirección del terapeuta, los individuos pueden descubrir el origen del miedo y recuperar el instinto social perdido.

No trabajamos adiestrando personas enfermas, sino ayudando a evolucionar individuos sanos que todavía no se conocen como tales.

Nuestra amplia experiencia terapéutica en Trastornos de Ansiedad y nuestra metodología basada en la Activación y Focalización de las Pulsiones básicas del ser humano, ayudan los individuos no solo a saber cómo enfrentarse a las situaciones sociales, sino también a encontrar las motivaciones y la fuerza necesarias para hacerlo.

¿Cómo es el tratamiento de la Fobia Social en IPITIA?

Entendemos la fobia social como un problema donde se mezclan el miedo o las dificultades a los vínculos sociales y exteriores de una manera directa así como la falta de autoestima y seguridad del paciente que la sufre. Por tanto trabajamos en esa doble dirección, ayudamos a la persona a superar poco a poco el miedo real, mediante el trabajo de campo externo, así como tratamos de desarrollar una personalidad fuerte, segura y determinada, no bajo los esquemas de la psicología positiva sino partiendo del conocimiento, previo análisis psicológico, de aquellos aspectos de la naturaleza real del paciente que son desconocidos para él o ella y pueden ser potenciados o activados para ganar seguridad en sí mismos.

Es decir no aplicamos “plantillas” de funcionamiento supuestamente válidas para todos sino que personalizamos la terapia para cada persona y buscamos las cualidades y potencialidades desconocidas para cada uno de modo que el tratamiento se haga más efectivo.

El tratamiento incluye terapia individual y/o grupal y actividades recomendadas y ofrecidas por el propio centro o realizadas en otros lugares más cercanos al domicilio del paciente.

Nuestra terapia pretende intensificar el proceso de recuperación de la persona.

Terapia de fobia social con psicólogos de Barcelona presencial u online

Modalidades de terapia para tratar la fobia social

Contacto

Preguntas frecuentes

Está dirigido a todas aquellas personas que sienten mucha ansiedad cuando están rodeadas de otras personas y les cuesta trabajo hablar con ellas aunque quieran hacerlo. A los que se sienten tímidos y avergonzados delante de otras personas, a los que tienen mucho miedo de que los demás los juzguen, a los que evitan lugares donde hay otras personas y suelen sonrojarse, sudar o temblar cuando están rodeados de los demás.
El miedo y la ansiedad son el principal síntoma recurrente frente a situaciones  sociales que con mayor o menor intensidad perjudican el estado normal de las personas que la padecen.  

 

El individuo siente miedo y ansiedad cuando está expuesto al posible examen por parte de otras personas como por ejemplo al mantener una conversación, reunirse con personas desconocidas, ser observado comiendo o bebiendo, actuar delante de otros… (p. ej., dar una charla).

En los niños, la ansiedad se puede producir en las reuniones con individuos de su misma edad y no solamente en la interacción con los adultos.

El individuo tiene miedo de actuar, de mostrarse e interaccionar siendo un problema añadido cuando los síntomas de dicha ansiedad se notan y  se valoran negativamente, es decir, que le humille o avergüence; que se traduzca en rechazo o que ofenda a otras personas. La realidad es que son ellos quienes se rechazan por su actitud y les genera mucho sufrimiento que el entorno se de cuenta.

Las situaciones sociales se evitan siendo éste otro síntoma característico de la fobia social.

El miedo o la ansiedad son desproporcionados a la amenaza real planteada por la situación social y el contexto sociocultural.

El miedo, la ansiedad o la evitación es persistente, y dura típicamente seis o más meses.

El miedo, la ansiedad o la evitación causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

El miedo, la ansiedad o la evitación no se pueden atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) ni a otra afección médica.

El miedo, la ansiedad o la evitación no se explica mejor por los síntomas de otro trastorno mental, como el trastorno de pánico, el trastorno dismórfico corporal o un trastorno del espectro del autismo.

  • Temblores o sacudidas
  • Latidos cardíacos rápidos
  • Sudación
  • Malestar estomacal
  • Náusea
  • Rubor
  • Voz temblorosa
  • Tensión muscular
  • Confusión
  • Diarrea
  • Manos frías y húmedas
  • Dificultad para dormir
  • Opresión en el pecho

‘Cuando tienes trastorno de ansiedad social te das cuenta de que la ansiedad o el miedo es desproporcionado con la situación. Sin embargo, estás tan preocupado por el desarrollo de los síntomas del trastorno de ansiedad social, que evitas situaciones que pueden desencadenarlo. Este tipo de preocupación crea un círculo vicioso que puede empeorar los síntomas’

DIFICULTAD para mantener contacto ocular, hablar en público, devolver un artículo de compra, escribir delante de gente, dar a conocer las propias ideas y pensamientos, iniciar una conversación…

Pese a que puedan compartir similitudes y las personas tímidas puedan sentir cosas parecidas a las que se sienten con la fobia social, como sudoración, nerviosismo, ganas de huir… la principal diferencia es la magnitud de los síntomas. La fobia social es limitante y disfuncional perjudicando en la vida diaria de las personas en cambio la timidez es una característica de la personalidad que per se no debe paralizar el funcionamiento social y habitual de las personas.

 

Si eres tímido y sientes que la timidez poco a poco te está haciendo evitar situaciones y gana terreno en tu día a día es conveniente trabajar en ello para que no se desarrolle una fobia social.

La baja autoestima retroalimenta la fobia social. La persona que padece fobia social se siente observada críticamente por los demás con lo que entendemos que a parte de otros elementos como pueden ser una experiencia social traumática o una educación con poca libertad de expresión , hay una baja autoestima que  hace que los pensamientos de crítica tomen mayor fuerza y distorsionen la realidad negativamente.

La persona que padece de fobia social bajo la mirada autocrítica hace de sus propios pensamientos los pensamientos de otros considerándose débil, torpe, ansioso cobarde… haciendo de su opinión la opinión de los demás.

Cuando se trabaja terapéuticamente problemas de fobia social se trabaja también con la percepción que a persona tiene sobre si mismo como también de los demás mejorando considerablemente la autoestima.

Si tenemos en cuenta que la fobia social se traduce en miedo a relacionarse con los demás, a participar en una conversación, acudir a un evento o simplemente a una comida o cena de empresa, clase, grupo por ser objeto de crítica o simplemente por que los síntomas de la ansiedad se noten cómo es la sudoración, nerviosismo, dificultad para respirar, rubor, temblor,  diremos que la fobia social es muy limitante.

 

La fobia social es muy limitante porque va  haciendo que poco a poco las personas se aíslen o vivan cada vez en mayor soledad.Una soledad no deseada y que tarde o temprano provoca mayores problemas como pueden ser estados de ánimo depresivos o pensamientos obsesivos por la falta de comunicación.  

Sí, sí se puede curar.

En primer lugar mediante el aumento de la seguridad y la autoestima personal, expresando todos aquellos temores y creencias mediante el diálogo terapéutico, quizás ayudado de la expresión corporal, y posteriormente mediante el trabajo de campo, es decir en aquellos lugares o situaciones que el paciente teme. Para ello en nuestro equipo contamos con la figura del PPT (Psychological Personal Trainer, que puede ser su propio psicólogo u otro) para que, cuando ambos lo consideren oportuno, paciente y terapeuta, acompañe al primero a vivenciar situaciones que teme. Pero antes de vivenciarlas se preparará en el ámbito de la terapia.

Se diferencia de la terapia de exposición en que primero desarrollamos aspectos de la personalidad y del temperamento antes de confrontarse con los miedos reales (algo parecido a los actores que utilizan el método Stanislavski y en el que se entrenan para llegar un día a salir a escena de modo profesional). No usamos esta metodología, simplemente hacemos que la persona “crezca” en sus dimensiones emocional e intelectual para que adopte una posición física más segura y determinada.

Las relaciones sociales, la vida externa deben llegar a considerarse más un elemento deseable que temible.

CONTACTA CON NOSOTROS
(+34) 935 282 353(+34) 637 669 160

o escríbenos con tu número de teléfono y cuándo quieres hablar y te llamamos nosotros, sin coste para ti

IPITIA NEWSLETTER

¿Quieres recibir las noticias más relevantes de nuestro centro?

Te informamos de todas las novedades cada mes: nuevas actividades, talleres, charlas y conferencias, noticias de nuestro centro, artículos de nuestro equipo y mucho más. Suscríbite gratuitamente!

* indicates required



Política de privacidad