Después de toda la serie de artículos publicados entorno a los diferentes tipos de TOC (trastorno obsesivo compulsivo), podemos comprobar la heterogeneidad de la enfermedad que, bajo las mismas características (pensamientos intrusivos, recurrentes y persistentes) que generan gran temor e inquietud y que conllevan una serie de conductas (compulsiones) para reducir dicho temor, hay un diverso abanico de pensamientos que diferencian un TOC de otro.

El TOC religioso es un trastorno obsesivo que se da frecuentemente, más de lo que la gente cree, aunque la mayoría de las veces es mal diagnosticado. En este artículo explicamos qué es el TOC religioso, sus causas más comunes y cómo se puede llegar a curar.

¿Qué es el TOC religioso?

¿Qué puede causas el TOC religioso?

¿Cómo se cura el TOC religioso?

qué es el toc religioso

¿Qué es el TOC religioso?

El TOC religioso consiste en un miedo profundo a pecar, cometer blasfemia, o no ser lo suficientemente bueno como persona. También les preocupa tener pensamientos “malos” o “impuros”. Pueden tener miedo a no acabar en el cielo, o a que Dios les juzga por cualquier cosa que hagan. Suelen creer en un Dios severo que les condenará por su comportamiento y su mundo interior si no son “suficientemente creyentes”. También hay personas que tienen miedo a que sean poseídos por el diablo si no se comportan bien o si “pecan” demasiado.

Las personas con TOC religioso tienen un gran nivel de justicia y están empeñados en hacer siempre lo “correcto”. Esto les pone en mucha tensión porque no hay nadie que es capaz de hacer todo de forma 100% correcta. Encima pueden dudar sobre su comportamiento y sobre si han actuado bien. En situaciones sociales esto causa que teman haber mentido mientras estaban hablando sobre un tema normal o que se preocupen sobre si sus intenciones eran realmente positivas cuando han dado un cumplido.

También pueden sufrir de imágenes intrusivas. Por ejemplo pueden ver imágenes de sí mismo/a pecando o pueden ver imágenes sexuales de una figura religiosa, lo cual es muy angustiante para ellos.

Luego suelen tener dificultades para la toma de decisiones debido a que dudan entre si sus actos dependen de su propia voluntad o de la voluntad de Dios. Por ejemplo pueden dudar sobre si estar en un matrimonio infeliz es la voluntad de Dios o si se pueden separar y elegir la felicidad. Pueden pensar que sufrir es lo que toca, y que incluso es una cosa que puede ayudar a purificarte y a crecer. Esto causa que se pueden quedar en una situación que les hace estar infeliz durante mucho tiempo

Para reducir el miedo a pecar se envuelvan en los actos de la religión como por ejemplo el rezar o leer las escrituras de forma compulsiva. Pueden sentir la necesidad de recitar el mismo verso 10 veces, ir a misa cada día u obligarse a leer la biblia durante mínimo una hora. Sin embargo esto solo les baja la ansiedad temporalmente, ya que la causa es más profunda como veremos más adelante. El miedo es tan elevado que pueden empezar a preocuparse por la calidad de sus rezos u otros actos religiosos. ¿Habré rezado bien? ¿He pedido perdón por todos mis pecados? ¿No me habré dejado una parte de la escritura? Asimismo durante la misa pueden temer que de repente digan algo blasfémalo. También pueden llegar a controlar el contenido de sus pensamientos, comparándolos con las escrituras para ver si son puros y permitidos.

Para muchas personas con TOC religioso pensar en algo que podría ser considerado un pecado es lo mismo como hacerlo. Por ejemplo si piensan que su vecino/a es una persona atractiva para ellos puede ser lo mismo como haber engañado a su pareja directamente, hasta el punto que pueden interpretar sonreír a una persona atractiva como pecado. Desafortunadamente pueden confesar sus supuestos pecados sin que esto les alivia, incluso si el padre o pastor se les perdona, por culpa de la ansiedad subyacente.

Esta tensión interna puede causar que la religión se convierta en una cárcel en vez de un consuelo. Las personas se pueden machacar por no saber más sobre la religión, por no ir más a menudo a misa; todo para evitar la sensación de sentirse mala persona si no lo hacen.

Por lo tanto es muy importante saber que el TOC religioso no tiene que ver con tu experiencia religiosa personal. Es causado por una ansiedad interna muy elevada y como veremos más adelante una falta de estructura externa.

Qué puede causar el toc religioso

¿Qué puede causar el TOC religioso?

Cada persona y cada niño necesitan un marco de referencia en la vida. Una estructura que le ayuda a entender el mundo. Las personas que tienen TOC religioso muy a menudo no han tenido esta estructura. Muchos han visto a agresiones entre los padres, alcoholismo o han sido descuidados. Otros han sufrido abusos sexuales por gente que tenía en alta estima, previamente al abuso, como familiares, amigos de la familia o personal en un rol de poder (profesores, curas, entrenadores). Estas situaciones generan una gran ansiedad interna en los niños y a menudo también un gran sentimiento de culpa.

Todas estas situaciones son transgresiones de límites. Situaciones en que el niño no sabe cómo reaccionar porque son situaciones sin lógica. Situaciones en que no se sabe ni se puede defender. No hay un ejemplo ni un código moral. Sino al contrario, muchas veces hay un silencio imperativo, una “omertà” que obliga al niño a seguir sufriendo la misma situación con la constante amenaza de que si no lo hace, puede perder la aprobación de su familia o su entorno o le harán daño a alguien cercano. Esto causa que el niño no pueda compartir sus experiencias para comparar su situación con situaciones más sanas.

Como el niño no ha tenido ningún tipo de estructura en casa y no ha podido aprender un código moral de su entorno, el niño empieza a necesitar una estructura muy rígida para compensar esto. Necesitan que alguien les guíe en sus actos porque a ellos mismos les cuesta juzgar sus propios actos. Esta estructura la encuentran en la religión. Asimismo necesitan la religión para entender y darle un significado a lo que han vivido. Entonces el niño transfiere de forma simbólica el poder paternal a Dios.
Sin embargo, por la ansiedad interna y la falta de valores propios se convierte en una fuente más de más ansiedad.

Asimismo, una de las causas del TOC religioso es la sobreprotección. Los niños que crecen en un ambiente en que no han tenido libertades suelen crecer con mucho miedo. El hecho de que sus padres o cuidadores no les dejan afrontar la vida hace que la temen con un miedo excesivo. De este modo, los padres no han facilitado la generación de una psique fuerte y potente. Esto es lo que lleva a las personas a buscar una estructura fuerte. Esta estructura la encuentran en la religión. Sin embargo el miedo interno la convierte en trastorno obsesivo.

El TOC religioso también se observa en familias extremadamente religiosos. Como hay una moral rígida en el entorno y un exceso de normas y reglas, el niño vive el mundo a través de la rigidez. No es capaz de crear un juico propio, ya que el pensamiento libre se inhabilita. Por lo tanto cualquier situación en que la persona tenga que tomar una decisión propia se convierte en una tortura.

A veces la religión misma puede instigar miedo en el niño, ya que éste aún no puede entender ni racionalizar conceptos como un Dios que lo ve todo y todo poderoso.

También hay personas con TOC religioso en que la culpa les puede generar el pensamiento que Dios estará enfadado con ellos o que necesitan ser castigados por lo que les ha pasado.

Finalmente un factor de mantenimiento importante en la edad adulta del TOC religioso es que debido a la falta de valores y estructura propia, muchas personas con TOC de adulta no han encontrado su rol en el mundo, o incluso han renunciado a sus necesidades y deseos. Esto les causa mucha ansiedad interna y en consecuencia un incremento en las obsesiones y/o compulsiones.

¿Cómo se puede curar el TOC religioso?

Superar el TOC religioso es un proceso delicado. Se tiene que respetar la religión del cliente profundamente pero al mismo tiempo es importante flexibilizar la rigidez interna. Hay que ayudar al cliente a encontrar sus propios valores, ampliando la mente. Es importante que la persona consigue un juicio justo con que él/ella se siente cómodo/a.

El Mindfulness también es una herramienta útil en el tratamiento de TOC religioso, ya que ayuda a la persona distanciarse de la polaridad y el juicio duro y también a dejarse ir y a relajarse.
Luego es esencial ayudar a la persona a procesar sus traumas y de liberarle de la culpa que puede sentir.

También es importante que ayudemos a la persona a conseguir la fuerza para cambiar las partes de su vida con que no está contento/a, como por ejemplo el trabajo, una relación de pareja, la familia o las relaciones personales.

Trabajamos para que la persona sea capaz de reconectar con la pasión y salir del sufrimiento. A que sepa lo que le gusta y lo que no, sin sentir que sea juzgado por ello. Le ayudamos para que empiece a conquistar retos en la vida real.

Se podría decir que es un trabajo para ayudar a la persona a encontrar quien es sin la rigidez, un proceso a que C.G. Jung refería como individuación.

En resumen, es un trabajo arduo que lleva a que la persona se reencuentre con su esencia y su capacidad de disfrutar.

Si quieres saber más sobre el TOC religioso o te gustaría pedir una primera cita nos puedes llamarnos: + 34 935 282 353 o escribirnos a info@ipitia.com

Realiza terapia con nuestro equipo
93 528 23 53