El tratamiento del TOC infantil con la metodología AFOP®

toc infantil

El Trastorno Obsesivo Compulsivo no hace distinción de edad. Hemos hablado en varios artículos de cuál es el transcurso de la enfermedad y los motivos que llevan a un adulto a desarrollar un TOC haciendo especial hincapié en la importancia de la experiencia vital en edades tempranas como la infancia y adolescencia.

Pero ¿Qué pasa cuando tratas con un TOC infantil?

La realidad es muy parecida a la de un adulto, síntomas, etiología y consecuencias en la vida diaria, pero con la ventaja de que el Trastorno tiene un periodo más corto de existencia, será más fácil descubrir los factores que han llevado a desarrollar dicha problemática y además estamos frente a una persona que aún no ha madurado, su cerebro muestra mayor plasticidad que la de un adulto y a su favor está que ni el tiempo ni el silencio han cronificado la enfermedad como parte de su propia personalidad.

Ahora bien, un niño depende de su familia y en parte de un sistema educativo y sociedad, tiene la plasticidad, pero no la madurez e independencia para poder afrontar solo las causas que le han llevado a desarrollar el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), causas que probablemente ni el mismo acabe de entender.

¿Por qué digo esto?

Porque para llevar a cabo un tratamiento eficiente con la metodología AFOP con un menor, se necesita un compromiso máximo por parte de la familia ya que es muy probable que tengamos que hacer modificaciones familiares para mejorar la estructura y la psique de la misma. Vamos a trabajar conjuntamente para la recuperación de su salud y la disolución de trastorno. Recordemos que es un niño, requiere la ayuda de su entorno más cercano y de un especialista para superar el TOC.

¿En qué consiste la terapia?

Iniciaremos la terapia con la Fase de evaluación, donde a través de la entrevista con el niño y los padres, tanto juntos como por separado, se les hará una anamnesis profunda desde que fue fecundado hasta su actual momento, analizando y recopilando información de todo lo que sucedió a lo largo de sus etapas de crecimiento, tanto a él como a su entorno cercano. Valoraremos su comportamiento, su forma de expresión, sus ideas, experiencias, lo que le gusta y lo que no. Profundizaremos en dialogo con los padres y el niño para descubrir aquellos elementos que nos ayuden a encontrar el origen.

Explicación y análisis del problema. Una vez valorados todos estos temas y analizadas las circunstancias que han causado el TOC, se les transfiere de una forma clara y comprensible los motivos que están originando el trastorno y las distintas fuentes de ansiedad para el menor.

Fase de intervención. Llegados a este momento, empezamos a trabajar directamente con el niño y los padres, con uno o ambos, se planteará una serie de propuestas para que las vayan introduciendo en la vida del niño, cambios asumibles pero necesarios, de modo que el crío salga del bloqueo del pensamiento o de los rituales y active aspectos de su naturaleza muy probablemente inhibidos o atrapados por el miedo, trabajo que irá en paralelo con las sesiones en consulta tanto con el menor como con los padres. Trabajaremos el imaginario del niño, el juego simbólico, su desarrollo de una forma natural y verdadera como también las relaciones familiares para que sean sanas y fuertes. La finalidad del tratamiento es la curación del TOC.

Sergio Lara

Psicólogo Clínico

IPITIA